SAG y SEREMI de Salud desmantelan matadero clandestino en San Ignacio

-A +A

Un novillo de 260 kilos en vara y nueve animales vivos hallaron los fiscalizadores del SAG y de la Autoridad Sanitaria de Ñuble, en operativo conjunto en colaboración con Carabineros.


Un matadero clandestino fue detectado por funcionarios del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y la Autoridad Sanitaria de Ñuble, en una parcela ubicada en camino a La Greda, en la comuna de San Ignacio. La situación fue alertada por un vecino del sector en el preciso momento en que se desarrollaba la faena.

La Autoridad Sanitaria de Ñuble prohibió el funcionamiento de ese recinto clandestino de faenamiento de productos cárnicos, informó la doctora Marta Bravo, seremi de Salud, quien precisó que se ingresó al establecimiento con una orden de entrada y registro emanada de la Autoridad Sanitaria.

“Funcionarios de la Unidad de Seguridad Alimentaria constataron, junto a personal del SAG, la existencia de un galpón inhabilitado para la faena de animales de abasto y elementos asociados a esas faenas”, precisó la titular de Salud en Ñuble. Añadió que, al momento de la inspección, se estaba faenando un novillo de 260 kilos en vara, cuyas partes fueron decomisadas para su desnaturalización y eliminación en relleno sanitario. Además, se constató la presencia de 4 vacunos y 5 cerdos en un corral de espera.

“En el procedimiento se inició un sumario sanitario por incumplimiento al DS 977; DFL 275 y DS 94, además de la prohibición de funcionar por riesgo inminente para la salud de las personas”, añadió Bravo.

Por su parte, los fiscalizadores del SAG iniciaron un proceso sancionatorio por infracciones a la normativa de bienestar animal. “El faenamiento debe realizarse utilizando métodos que causen el menor sufrimiento posible del ganado, lo que evidentemente no se cumplía en este matadero clandestino”, explicó el director regional del SAG de Ñuble, Eduardo Jeria.

Por su parte, el seremi de Agricultura, Juan Carlos Molina, valoró el resultado del trabajo conjunto de ambos organismos públicos. “Como ministerio, a través del SAG, estamos en permanente monitoreo y fiscalización de las distintas cadenas de producción y en este caso de la carne, lo cual unido al trabajo en conjunto con los órganos del Ministerio de Salud, nos han permitido desbaratar esta actividad que atenta francamente contra la inocuidad de la cadena de la carne, pero también es un golpe durísimo abigeato y al robo de animales, por lo que nos encontramos bastante contentos respecto a los resultados y a la labor fiscalizadora que está realizando el Servicio Agrícola y Ganadero”, afirmó.

El Código Sanitario establece que el faenamiento de animales se realiza solo en establecimientos autorizados por la Autoridad Sanitaria. Mediante convenios de delegación de funciones, funcionarios del SAG realizan la inspección médico veterinaria en las plantas faenadoras y en centros de faenamiento para autoconsumo, verificando la condición de salud de los animales y examinando carnes y vísceras para determinar que se encuentran aptos para el consumo humano.

Publicado: 
7 Mayo 2021