Producción nacional de alimentos para animales - Programas de control

Conforme a lo dispuesto en el Título III del Decreto N° 4/2016, que aprueba el Reglamento de Alimentos para Animales, la producción de alimentos para animales debe realizarse en establecimientos que cumplan con los requisitos generales y específicos, según corresponda, de orden operacional y estructural, los cuales se encuentran definidos en resoluciones exentas del Servicio (detalladas a continuación en la definición de cada programa).

Además:

Catastro Nacional de establecimientos de alimentos para animales

  • Los establecimientos productores de alimentos para animales deben desarrollar e implementar un programa de autocontrol basado en las directrices de aseguramiento de calidad establecidas en la Resolución N° 5.025/2009*, a fin de garantizar la salud animal, la inocuidad y trazabilidad de los alimentos.

* Establece el alcance del Programa de Aseguramiento de Calidad en fábricas o elaboradoras de alimentos y suplementos para animales y fábricas de ingredientes de origen animal destinados a la alimentación animal.

  • Con el objeto de verificar el cumplimiento normativo, el Servicio efectúa fiscalizaciones regulares tanto a establecimientos productores de alimentos completos o balanceados, suplementos, aditivos e ingredientes destinados a alimentación animal, como a los locales de expendio.

Una vez verificado el cumplimiento de estos puntos, el Servicio incorpora a estos establecimientos en la "lista de establecimientos nacionales productores de alimentos para animales" (LENAA), otorgándole un número oficial.

Junto con lo anterior, y considerando que la inocuidad de los alimentos de origen animal destinados a consumo humano comienza con la inocuidad de los alimentos para animales, ha sido imprescindible desarrollar programas de control de los contaminantes que impactan la salud de las personas y del medioambiente. Esto, ya que los alimentos para animales pueden constituirse en portadores de agentes de enfermedades o de contaminantes químicos, físicos o biológicos que pueden transferirse a los alimentos de origen animal destinados al consumo humano. 

A continuación, se detallan los programas de monitoreo oficiales con que cuenta el Servicio en materia de alimentación animal: