Mosca de la fruta

Chile está declarado desde el año 1995 como país libre de mosca de la fruta (Familia Tehpritidae) de importancia económica mundial, lo que constituye una ventaja comparativa para la industria exportadora de productos hortofrutícolas frescos. Dentro del continente americano, es el único país que ostenta la categoría de libre de estos insectos. El SAG es la organización de protección fitosanitaria que debe mantener esta condición. El Programa Moscas de la Fruta, mediante un Sistema Nacional de Detección Sensible, es el encargado de evitar que esta plaga se establezca en el país.


Región de Atacama


Región Metropolitana


Campañas finalizadas


Sistema Nacional de Detección

La principal herramienta consiste en un sistema de trampeo, que utiliza modelos de trampas y atrayentes específicos, para detectar ejemplares de mosca del Mediterráneo (Ceratitis capitata), de los géneros AnastrephaBactrocera y otras del mismo nivel de peligrosidad.

El SAG mantiene esta red de trampas a lo largo del país, con la excepción de la Región de Magallanes, sumándose un total de 15.000 trampas aproximadamente, que cubren las áreas urbanas y productoras y cuyo principal objetivo es detectar precoz y oportunamente, los eventuales ingresos del insecto.

Cuando se producen ingresos de moscas de la fruta a territorio nacional, el SAG implementa un Plan de Acciones Inmediatas para proceder a la erradicación del insecto en el más breve plazo.

Además, el SAG, mantiene convenios bilaterales en materias de lucha contra las moscas de la fruta con las ONPF de países vecinos como Argentina y Perú y en un futuro cercano con Bolivia.

Estos programas en conjunto han servido para bajar la presión biológica de mosca del Mediterráneo hacia nuestro país, que es la que habitualmente ingresa a territorio nacional.